Urea acido o base

Estructura de la urea

La urea desempeña un papel importante en el metabolismo de los compuestos que contienen nitrógeno en los animales y es la principal sustancia que contiene nitrógeno en la orina de los mamíferos. Es un sólido incoloro e inodoro, muy soluble en agua y prácticamente no tóxico (la DL50 es de 15 g/kg para las ratas)[6] Disuelto en agua, no es ni ácido ni alcalino. El cuerpo lo utiliza en muchos procesos, sobre todo en la excreción de nitrógeno. El hígado la forma combinando dos moléculas de amoníaco (NH3) con una de dióxido de carbono (CO2) en el ciclo de la urea. La urea se utiliza ampliamente en los fertilizantes como fuente de nitrógeno (N) y es una importante materia prima para la industria química.

Más del 90% de la producción industrial mundial de urea se destina a su uso como fertilizante liberador de nitrógeno[7] La urea tiene el mayor contenido de nitrógeno de todos los fertilizantes nitrogenados sólidos de uso común. Por tanto, tiene un bajo coste de transporte por unidad de nutriente nitrogenado. La impureza más común de la urea sintética es el biuret, que perjudica el crecimiento de las plantas. La urea se descompone en el suelo para dar amonio. El amonio es absorbido por la planta. En algunos suelos, el amonio es oxidado por bacterias para dar nitrato, que también es un nutriente para las plantas. La pérdida de compuestos nitrogenados a la atmósfera y a la escorrentía es un desperdicio y un daño para el medio ambiente. Por esta razón, la urea se somete a veces a un tratamiento previo o se modifica para mejorar la eficacia de su uso agrícola. Una de estas tecnologías son los fertilizantes de liberación controlada, que contienen urea encapsulada en un sellador inerte. Otra tecnología es la conversión de la urea en derivados, como el formaldehído, que se degrada en amoníaco a un ritmo que coincide con las necesidades nutricionales de las plantas.

Órgano que fabrica la urea

La desaminación de los aminoácidos da lugar a la producción de amonio (NH4+). El amonio es una base extremadamente tóxica y su acumulación en el organismo sería rápidamente mortal. Sin embargo, el hígado contiene un sistema de moléculas transportadoras y enzimas que convierten rápidamente el amonio (y el dióxido de carbono) en urea. Esto se llama el ciclo de la urea.

El ciclo capta el amoníaco libre (como ion amonio), que es tóxico si se acumula. La reacción de captura también requiere ATP y bicarbonato, y el producto es el carbamoil fosfato. La reacción es catalizada por la enzima carbamoil fosfato sintetasa:

Esta molécula se combina con el aminoácido no proteico conocido como ornitina para producir otro aminoácido no proteico conocido como citrulina. La adición de aspartato a la citrulina crea argninosuccinato, que se separa de un fumarato, creando arginina (una fuente de arginina para el cuerpo). Si la arginina no se necesita, puede hidrolizarse para producir urea (excretada) y ornitina, completando así el ciclo. Las dos primeras reacciones aquí descritas ocurren en la mitocondria y las restantes en el citoplasma. Las moléculas del ciclo de la urea que se cruzan con otras vías son el fumarato (ciclo del ácido cítrico), el aspartato (metabolismo de los aminoácidos), la arginina (metabolismo de los aminoácidos) y el amoníaco (metabolismo de los aminoácidos).

Urea ph

Como filial de Borealis AG al 100% y parte del Grupo Borealis internacional, Borealis L.A.T y su unidad de negocio de Productos Técnicos de Nitrógeno tiene una orientación de mercado global. Desde su sede en Linz, Austria, coordina las ventas del Grupo Borealis de productos de nitrógeno técnico a clientes industriales de todo el mundo.

AdBlue® es una solución acuosa de urea de alta pureza, con un 32,5% de urea, de acuerdo con la norma ISO 22241 y el documento de orientación sobre la garantía de calidad CEFIC AUS 32. Su aplicación es como agente de reducción de NOx para la tecnología de reducción catalítica selectiva (SCR) con el fin de garantizar el cumplimiento de los límites EURO IV, V y VI para los motores diesel. Los campos de aplicación incluyen camiones y autobuses con tecnología SCR, tractores, maquinaria de construcción y turismos diésel.

Compuesto de nitrógeno e hidrógeno, el amoníaco tiene muchos y diversos usos: como precursor o producto intermedio en la producción de materiales nitrogenados; como refrigerante en sistemas de refrigeración; como agente de reducción de NOx; y como agente endurecedor de superficies metálicas. El amoníaco está disponible como producto estándar técnicamente puro y como producto especializado químicamente puro. Está disponible en forma líquida.

Producción de urea

La urea, también conocida como carbamida, es un compuesto útil y seguro con una importante historia. Es una molécula natural que se produce por el metabolismo de las proteínas y que se encuentra en abundancia en la orina de los mamíferos.

La capacidad mundial de producción de urea es de ≈220 millones de t/año. ¿Por qué se produce la urea en cantidades tan grandes? La respuesta es que, aparte del amoníaco, la urea tiene el mayor contenido de nitrógeno de todos los productos químicos industriales y tiene una gran demanda como fertilizante. En el suelo, se descompone de nuevo en amoníaco (en realidad ion amonio) y dióxido de carbono. Las bacterias que fijan el nitrógeno oxidan el amonio en nitrato, que es fácilmente absorbido por las raíces de los cultivos. Además de su alto contenido en nitrógeno, la urea es especialmente útil porque puede aplicarse como un sólido en forma de gránulos; y su inusual solubilidad en el agua permite incorporarla a soluciones con otros nutrientes para las plantas.

Más del 90% de la producción de urea se destina a la agricultura. Los restantes ≈20 millones de t que se fabrican anualmente se destinan a la alimentación animal (el ganado, entre otros, puede convertirla en proteínas), a las resinas de urea-formaldehído, a los emolientes para el cuidado de la piel y a la fabricación de ácido barbitúrico. El calor de disolución fuertemente negativo de la urea en el agua es la base de los envases de frío instantáneo, en los que las bolsas de plástico contienen urea y agua en compartimentos separados. Cuando se rompe el sello entre ellos, la mezcla produce un enfriamiento a corto plazo para las articulaciones y los músculos doloridos.